¿Lo has lavado?

Tienes que añadir un widget, una fila o un diseño preconstruido antes de que puedas ver algo aquí. 🙂

Algunas personas consideran esta pregunta absurda e incluso violenta, pero es una pregunta importante. Mucho, de verdad.


Cuando me llegan consultas a través de redes sociales o telegram/whatsapp sobre el ajuste o la posición de un portabebés es la pregunta que siempre hago tras saludar a la persona: ¿lo has lavado? 


No tenemos que olvidar que el portabebés estará en contacto directo con el bebé y con nosotras, que además, en algunas etapas, los bebés chupan el portabebés (no en vano siempre recomiendo los protectores de tirantes) y no sabemos cuanto tiempo lleva almacenado, de aquí para allá en cajas y si tiene apresto, polvo u otras cosas que mejor no saber…

No lavarlo puede suponer no poder conseguir un ajuste adecuado, o lo que es peor, que por falta de ese primer lavado los tejidos no se asienten bien y el portabebés acabe estropeándose.


Soy consciente de que cuando llega el portabebés a veces el ansia, la ilusión o la necesidad nos lleva a probarlo rápidamente… pero de la misma manera que no te pondrías unas bragas sin lavar (o eso espero por tu salud genital), no pongas a tu bebé en un portabebés sin lavar. 


Dale por fin uso al peluche que te regaló alguien sin bebés si quieres probarlo… y después, lee con atención las instrucciones de lavado y mantenimiento de tu nueva joya y si no trae, la etiqueta. Si como yo, no entiendes ni papa de las etiquetas wikipedia siempre al rescate.


Y ahora sí, si la respuesta a la pregunta es afirmativa, te ayudaré con el ajuste encantada.

¡A la hoguera maldita mochila!

Puede que leyendo este post te enfades conmigo… Si es así espero que el enfado te dure poco y que no afecte a tu vida 1.0, pero necesito escribir sobre esto.
 
 
 
Si participas o lees foros o grupos sobre porteo ergonómico probablemente te suene el término «colgona». Es el término que se utiliza para definir las mochilas portabebés que no respetan la posición fisiológica del bebé (posición de la pelvis y la espalda principalmente), esas mochilas en las que el bebé está sujeto mayoritariamente por la zona genital y la espalda queda bastante recta. Sí. Esas. Las de la marca famosa de hamacas y otras muchas que se le parecen.
 
 
 
¡A la hoguera con ellas!
 

Seguir leyendo «¡A la hoguera maldita mochila!»

Portabebés de segunda mano

Estos portabebés son de nuestra colección privada y es hora de que sigan recibiendo amor de otras familias en vez de estar en el armario.

Si te interesa alguno escríbeme. Sin colas, la primera se lo lleva. Pago por transferencia bancaria o Paypal como amigos/familiares o asumiendo tasas.

Seguir leyendo «Portabebés de segunda mano»

Mochila ergonómica y lactancia

Portear y dar de mamar al mismo tiempo es una gran herramienta, hoy te traigo un vídeo en el que verás como dar de mamar sin sacar al bebé en una Emeibaby Easy (sí, la colocación no es perfecta al inicio del vídeo, el ajuste se puede mejorar, no había tiempo para retoques :)).

Esta manera te servirá con cualquier mochila ergonómica.

Maternidad real, mis recomendaciones (I)

Las redes a menudo se inundan de maternidades idílicas y eso puede generar un estrés y/o sentimiento de culpa añadido… Así que hoy te traigo algunas recomendaciones que probablemente te ayuden  y te hagan sentir que no lo estás haciendo mal.
 
 
 
La primera es Nohemí Hervada Palou en su libro  «Maternidad sin tabúes» en el que encontrarás una dosis de realidad sin edulcorantes y de manera muy amena para la lectura interrumpida por teta, cacas desbordantes o llantos repentinos. Y si en este momento lo que necesitas es algo más allá, conocerte o despegar personal y profesionalmente Nohemí te acompañará.
 

Seguir leyendo «Maternidad real, mis recomendaciones (I)»