Top 5 de lo que SOBRA en el posparto

Top 5 de lo que sobra en el posparto
Hoy te traigo mi top 5 de las cosas, situaciones y personas que cuanto más lejos estén en tu posparto, mejor.
1- Las personas que todo  lo saben.
Sí, ese tipo de persona que opina (y juzga) sobre todo lo que te rodea a ti y a tu bebé. Te hablará (y dará órdenes incluso) sobre lactancia (sea materna, mixta o artificial) vaya bien o mal; te hablará sobre dónde debe dormir tu bebé -y cuándo, y cómo…- te hablará de cómo consolarlo (o de no consolarlo); te hablará de la ropa del bebé, del baño, de las cacas, de lo bonito (o no) que está… Y por supuesto te hablará de qué debes comer, de cómo te debes cuidar, de cuándo tienes que salir…

Este tipo de persona que sabe de todo (menos quedarse callada) puede hacerte mucho daño, generar enfados muy profundos y generar inseguridades y hacerte sentir inferior. Recuerda que el posparto es una época distinta en la que las hormonas hacen que todo se magnifique y que TU y solo TU eres quien decide sobre vuestro día a día.
2- El reloj.
Tu bebé viene sin reloj integrado y tu cuerpo está preparado para adaptarse al «no ritmo» de las primeras semanas. Necesita alimentarse sin horarios, dormir sin horarios y contacto sin restricciones por lo que quítate el reloj y procura dormir cuando el bebé duerma, comer cuando tengas hambre y disfrutar del caos.
3- Las expectativas.
Lo siento pero probablemente no vaya a ser una época idílica en la que tu piel luzca brillante, tu cuerpo sea el de antes del embarazo, te sientas con energía y sonrias a todas horas. El posparto suele ser duro. Habrá días en los que conseguir ducharte será un gran logro, en cuanto te vistas tu bebé desbordará leche y te manchará, sangrarás durante varios días, puede que te sientas débil…
Olvídate de la imagen de princesa en la puerta del hospital sin barriga, con el rostro precioso y sin problemas para caminar. Olvídate del bebé de anuncio, dormido 12 horas y además sonriendo…
Habrá momentos geniales y miradas que te  atraparán por completo… No todo será difícil, pero procura que tus expectativas no te alejen y destrocen de tu realidad.
4- Los cachibaches.
Probablemente desde el momento en el que anunciaste el embarazo tu casa se ha ido llenando de un montón de artilugios heredados, regalados o comprados… Y la mayoría no sirve para casi nada. Procura no acumular trastos ajenos y no comprar cosas «por si acaso». Tu bebé al nacer solamente te necesita a ti. Tu cuerpo que es su hogar. Todo lo demás, si lo necesitas, ya habrá tiempo de comprarlo.
Si la gente te pregunta qué regalaros aquí unas ideas: un portabebés, una silla de retención infantil para el coche (si tenéis coche) y comida sana preparada (cuanto más mejor).
5- La soledad.
Sentirse sola en un momento tan sensible es extremadamente duro. Puede que físicamente estés acompañada y que toda la infraestructura y las necesidades básicas estén cubiertas pero la soledad aparezca como un huracán. Procura buscar tu cueva. Ese espacio reducido, sea virtual o físico donde poder decir sin tapujos que está siendo duro… Ese espacio en el que poder estar callada pero en el que te vayan a sostener incluso cuando no te comprendan. Ese espacio en el que tus locuras son respetadas y queridas. Ese espacio en el que cuando te estés hundiendo en tus sombras salten a tu lado y te lleven helado de chocolate y te esperen para salir juntas cuando estés lista.
Una amiga, un grupo de whatsapp, un grupo de crianza… No tengas miedo para pedir ayuda, casi todas las madres han pasado por ese túnel oscuro en el posparto.
¿Me cuentas tu top 5?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *