Por fin… Arranca el blog de Loa-Lo

Hola,

Hoy estreno el BLOG de Loa-Lo y probablemente piensas que es tarde… Sí, tienes razón: ha sido uno de los puntos de la lista de tareas que más he postergado. Y es que, aunque me encanta escribir y he colaborado estos últimos años en otras webs y blogs sentarme a «robarte» unos minutos siempre me costará un poco.

Mañana se cumplirá un mes desde que somos uno más en casa y el tiempo ahora tiene otro ritmo. A veces vuela y otros momentos se han vuelto eternos..

La adaptación a ser 5 en casa está siendo por ahora más fácil de lo que esperaba y aunque ha dado tiempo a pasar una mastitis y el cansancio a veces acecha mucho, está siendo genial disfrutar del olor a bebé, del contacto continuado y ver cómo los demás se están adaptando a nuestra peculiar nueva normalidad.

Y es sobre esto lo que hoy te quiero hablar, sobre todo, si estás embarazada. No están siendo meses fáciles para estar embarazada, parir o vivir el puerperio. Y es que, una vez más, todo lo demás y la pandemia mundial ha llevado a las madres a la última casilla de las prioridades.

Mis últimas semanas de embarazo las viví con un alto estrés e incertidumbre. La sombra de poder contraer la covid19 y sobre todo las consecuencias a nivel protocolos hospitalarios me generaban mucha ansiedad. Esta pandemia ha acentuado la violencia obstétrica y sobre todo las primeras semanas de esta crisis sanitaria se han multiplicado las separaciones mama-bebé y acompañantes. Ese aspecto era el que más miedo me generaba, que me separaran sin ningún sentido ni necesidad de mi bebé.

Parece que «la segunda ola» ya está llegando y ayer mismo saltó la noticia de transmisión vertical mamá-bebé por lo que abre un nuevo escenario y espero de corazón que no empeore la situación.

Si estás viviendo esta situación con estrés o miedo busca ayuda; habla si es posible con tu matrona, busca espacios virtuales en los que te sientas bien, pide ayuda profesional, busca un acompañante adecuado para tu parto… No es fácil ser madre en medio de una pandemia pero las anecdotas para cuando seas abuela están aseguradas. Hay muchas opciones y grandes profesionales al alcance de un click.

¡Cuidate! Y recuerda, pedir ayuda es tomar las riendas de la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *